Hijos sobreprotegidos, hijos inmovilizados

Date:

La sobreprotección infantil tiene efectos negativos, entre ellos falta de autonomía y afectación a la autoestima de los menores, además de miedo excesivo, necesidad de aprobación, baja motivación, falta de empatía, conductas antisociales, egocentrismo y altos niveles de estrés e intolerancia a la frustración.

Para prevenir el exceso de cuidados es importante no concentrarnos en nuestra ansiedad, malestar o miedo, sino observar con atención a los hijos para determinar qué característica tiene y cuáles son sus necesidades. Por ejemplo, si es retraído y tiende a aislarse, evidentemente requiere de apoyo con más esmero que hijo extrovertido.

El miedo en ellos no terminará si los aíslo “en cápsula de cristal”; por el contrario, se hará todavía más fuerte porque los veo más debilitados o vulnerables conforme van creciendo, sin las destrezas de aquellos pequeños que sí exploran. Como padres o cuidadores es indispensable aprender a regular mis emociones, comunicar, hablar y escuchar

La literatura de la disciplina psicológica advierte que altos niveles de estrés en los padres de familia generan maltrato porque hay demasiada intolerancia, pero también sobreprotección, debido a que en ocasiones tienen tanto miedo de lo que ocurre a su alrededor al identificar gran cantidad de amenazas, que hay un control exagerado en los menores, limitando sus acciones de exploración del mundo.

A quienes reproducen una preocupación excesiva se les denomina hiperpadres o padres helicóptero, es decir, “sobrevuelan” constantemente sobre las decisiones y actitudes de los hijos, lo que está vinculado al estrés y a una crianza enfocada al dominio y a la protección excesiva, situación que limita la capacidad creativa y la libertad que deben tener los infantes para desplegar las habilidades que posteriormente necesitarán.

Los hiperpadres tratan de evitarles un sentimiento de frustración para impedir su malestar; les proporcionan todas las cosas materiales que desean, consintiendolos e intentando sentirse queridos por ellos a partir de estas acciones. Además, confunden el exceso de cariño, cuidado y la ausencia de límites con la felicidad del menor, o bien, solucionan por ellos sus retos, siguen haciéndoles todo, a pesar de que están perfectamente habilitados para actuar por sí mismos, y responden de inmediato a exigencias (niño emperador).

Compartir Noticia

Subscribete

Popular

Más Noticias
El Sol

Chucho Pérez Ballote cumple compromiso de plantar 21 mil árboles en Mérida

•⁠ ⁠El Diputado Local por el Distrito 1...

Vamos por una nueva forma de gobernar: Cecilia Patrón

-La alcaldesa electa dijo que Mérida contará con un...

Informan la distribución de los promocionales de radio y televisión en la campaña

Para conocer el cumplimiento de los partidos políticos y...

En Brasil, la gastronomía de Yucatán abre oportunidades de negocios para turismo

En São Paulo, Brasil, la Federación Gastronómica de Yucatán...