La retinopatía de la prematuridad (ROP, por sus siglas en inglés) es una enfermedad ocular que padecen algunos bebés prematuros nacidos antes de las 34 semanas de gestación. Se trata de un problema que afecta el tejido que se encuentra en la parte posterior del ojo, llamado retina.

La retina detecta la luz y envía señales al cerebro para que usted pueda ver. La ROP produce el crecimiento de vasos sanguíneos no deseados en la retina del bebé. Posteriormente, estos vasos sanguíneos pueden provocar problemas graves en los ojos y en la visión. Así lo explicó el Dr. Juan Manuel Cabañas Lizama, Oftalmólogo y Retinólogo especializado en salud ocular a través de microcirugías para padecimientos como glaucoma, desprendimiento de retina, retinopatía diabética y cirugías de catarata.

Durante el crecimiento, debe ser visto por un oftalmólogo con regularidad. En algunos casos, un tratamiento de urgencia es necesitado para prevenir ceguera. Si no es tratado a tiempo, el niño puede tener una pérdida permanente de la visión, o inclusive ceguera.

En entrevista desde su consultorio, ubicado en la ciudad de Mérida, Yucatán, el especialista destacó los siguientes factores de riesgo:

  • Bajo peso al nacer (1,750 gramos o menos).
  • Cuán temprano nace el bebé. Un bebé prematuro nacido a las 28 semanas corre mayor riesgo de tener ROP que un bebé prematuro nacido a las 32 semanas.
  • Suministrar oxígeno adicional al bebé después del nacimiento.

Diagnóstico

El Dr. Juan Manuel Cabañas Lizama subrayó que los bebés prematuros en riesgo de desarrollar Retinopatía del Prematuro deben ser evaluados por un oftalmólogo entre 4 y 6 semanas después de nacer y nuevamente después.

Al principio, el oftalmólogo puede monitorear la ROP, en caso de que desaparezca por sí sola. Si el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales continúa, los ojos del bebé deberán recibir tratamiento.

Tratamiento

  • Tratamiento con láser
  • Tratamiento de congelación (crioterapia)
  • Inyecciones de medicamento en el ojo

La ROP puede conducir a la miopía, el desprendimiento de retina, el ojo perezoso (ambliopía) u ojos desalineados. También aumenta el riesgo de glaucoma.

El Dr. Juan Manuel Cabañas Lizama puntualizó que es importante llevar a su bebé a todos los exámenes de seguimiento recomendados por su oftalmólogo. Una detección a tiempo y un tratamiento son necesarios para prevenir una pérdida permanente de la visión.

Retinopatía hipertensiva

El experto -con 10 años de experiencia también en atención de microcirugía de vítreo, láser y degeneración macular– explicó que la retinopatía hipertensiva es un daño a los vasos retinianos causado por hipertensión sistémica. En casos más prolongados, la hipertensión lleva a cambios exudativos en la retina, como consecuencia del daño a los vasos y necrosis. Además, la hipertensión por si sola, es un factor de riesgo para otras enfermedades, como la retinopatía diabética y oclusiones vasculares.

Síntomas

  • Baja visual
  • Defectos en el campo visual

Estos pueden llegar a afectar la visión de manera importante si no se detectan a tiempo.

Diagnóstico

Tal y como añadió el Dr. Juan Manuel Cabañas Lizama, se realiza durante una revisión bajo dilatación por el oftalmólogo.

Tratamiento

Se realiza controlando la presión arterial. Otras condiciones visuales deben de tratarse oportunamente. Si ocurre una baja visual, el tratamiento con laser o inyecciones intraoculares debe de ser oportuno. –finalizó el experto.

El Dr. Juan Manuel Cabañas Lizama es Oftalmólogo y Retinólogo, miembro de la Sociedad Mexicana de Oftalmología, y del Colegio de Oftalmólogos de Mérida, así como Presidente del Colegio de Oftalmología.

Su consultorio está ubicado en calle 19 #201 entre 22 y 20, Col. García Ginerés (detrás de la concha acústica), en Mérida, Yucatán.

Facebook:

https://www.facebook.com/cabanasoftalmologos/

https://www.facebook.com/CLINICAOFTALMOSMERIDA

Sitio Web: http://www.cabañasoftalmologos.com/

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here