En nuestro artículo pasado abordamos cuestiones sobre epidemiología, factores de riesgo y prevención del cáncer de próstata (CAP).

En esta segunda parte, aprovechamos para entrevistar al Urólogo Dr. José Aguilar Moreno quien nos ahondó sobre la detección y el diagnóstico oportuno y el tratamiento del mismo, ya que, por extraño que parezca, NO todos los hombres con CAP requieren de un tratamiento quirúrgico  o médico, pero ya hablaremos de ello un poco más adelante.

La detección oportuna del CAP está basada en la premisa de que es totalmente curable si se detecta a tiempo –destacó el Dr. Aguilar Moreno. Sin embargo, en este afán de curar a nuestros pacientes, a veces caemos en el sobre tratamiento, que quiere decir, ofrecer un tratamiento a quien, en realidad, y basado en los estudios actuales, probablemente no lo requiera.

  1. DETECCIÓN OPORTUNA Y DIAGNÓSTICO

El Dr. José Aguilar Moreno, añadió que la detección oportuna del CAP inicia a partir de los 40 años en los pacientes que tienen antecedentes familiares directos de CAP (padres, hermanos y abuelos que tienen o tuvieron CAP) y a partir de los 50 años en los demás hombres; y finaliza hasta los 75 años, ya que después de esta edad, la detección oportuna puede llevar a sobre detección y sobre tratamiento, y muchos de éstos hombres, tendrán una vida normal; sin embargo, tenemos que considerar otros aspectos como la propia decisión del paciente, bien informado por nosotros sobre los riesgos y beneficios de la detección posterior a esta edad.

La detección y el diagnóstico oportuno se basan en la prueba del antígeno prostático específico total (APE TOTAL) en sangre y en el tacto rectal (TR). Estas dos armas primordiales para nosotros los urólogos, nos harán tomar decisiones conjuntas con el paciente para llevarlo a una biopsia de próstata guiada por ultrasonido transrrectal. Y finalmente, de acuerdo al reporte de patología, a la exploración física, expectativa de vida y niveles de antígeno prostático, poder clasificar al paciente en grupos de riesgo que nos permitirán, nuevamente, tomar decisiones con respecto al tratamiento.

  • TRATAMIENTO

Las opciones de tratamiento del paciente con cáncer de próstata va a depender de la etapa clínica en la que se encuentre el paciente, es decir, si se trata de un paciente con un tumor localizado dentro de la próstata o en sus alrededores (localmente avanzado) o si es un tumor metastásico.

El Dr. José Aguilar Moreno, quien atiende padecimientos como la disfunción masculina, litotripsia, piedras en los riñones y vías urinarias, infecciones urinarias y problemas en genitales externos, entre otras afecciones, explicó que hoy en día podemos encontrar, cuando menos, siete tipos de tratamiento diferentes para los pacientes con CAP, por tanto, contamos con una amplia variedad de ellos y tenemos que ofrecer el mejor, de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

Habrá pacientes adultos mayores, por ejemplo, que la función sexual ya no sea algo importante y podemos ofrecer cirugía radical y habrá otros pacientes jóvenes, en los cuales, tendremos que preservar la función sexual lo más posible, dado que juega un papel importante todavía en la vida del hombre, siempre pensando en que el control oncológico es nuestra meta principal.

Los tratamientos actuales son:

1) Vigilancia activa.

2) Cirugía radical abierta, laparoscópica o asistida con robot.

3) Radioterapia.

4) Terapia hormonal.

5) Quimioterapia.

6) Terapia biológica.

7) Terapia con bifosfonatos.

Los primeros tres los utilizamos en cánceres bien localizados dentro de la próstata y la intención es “curar” al paciente para que no se vuelva a presentar el tumor, preservando la calidad de vida del mismo, evitando, en la medida de lo posible, las complicaciones propias del tratamiento como la disfunción eréctil y la incontinencia urinaria. Las últimas cuatro, las usamos en pacientes que ya están fuera de tratamiento “curativo” y la intención es controlar el tumor de la mejor manera posible para que el paciente tenga una calidad de vida normal e, igualmente, tratando de evitar los efectos secundarios de los medicamentos usados en la terapia hormonal y la quimioterapia (descontrol del azúcar y de las grasas, disfunción eréctil, pérdida de la líbido, aumento de peso, etc…).

“Esperamos que les sirva esta información para que, la próxima vez que acudan con su urólogo, le hagan todas las preguntas que consideren necesarias y, podamos tomar en forma conjunta (urólogos y pacientes), la mejor decisión de tratamiento y mejorar las expectativas en el manejo de esta enfermedad”.concluyó el especialista.

El Dr. José Aguilar Moreno está ubicado en el consultorio # 724, en el séptimo piso del Hospital Star Médica, ubicado en calle 26 No. 199 x 15 y 7, Fracc. Altabrisa, en Mérida, Yucatán. Celular Urgencias: 9999 47 72 75

Sitio web: www.urologiadelsureste.com

Facebook: José Aguilar Moreno

Twitter: @DrJoseAguilar

Instagram: @jose_aguilar_moreno

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here