Probablemente hayas notado en algún familiar, amigo, conocido o en ti mismo, ciertos lunares de color rojo en la piel y te preguntas si estos pueden ser un riesgo para la salud. Para dar respuesta a tu inquietud, te compartimos la entrevista que le realizamos en la Ciudad de Mérida, Yucatán a la Dermatóloga Clínica, Dra. Lourdes Espinosa Alonzo Romero, quien nos explicó más a detalle lo que muchos nos preguntamos.

Los angiomas cereza o nevos rubí, comúnmente conocidos como lunares rojos, son lesiones cutáneas benignas -puntualizó la especialista. “Es decir, son completamente inofensivas, por lo que si te preocupa su apariencia, puedes estar tranquilo de que esto es algo meramente cosmético.”

Los lunares rojos o angiomas cereza reciben su nombre por su apariencia de color rojo brillante. Suelen ser pequeñas, lisas o pueden sobresalir de la piel y no son dolorosos. –añadió.

La Dermatóloga Clínica, certificada por el Colegio Mexicano de Dermatología, Lourdes Espinosa Alonzo Romero,  destacó también que la aparición de lunares rojos está directamente relacionada con el fotoenvejecimiento y la herencia genética.

Señaló que “puedes usar bloqueador solar para proteger la piel del envejecimiento acelerado y reducir la posibilidad de tener más de ellos, pero si tienes la información genética para que aparezcan, eventualmente se harán presentes.”

Algunas características sobre los lunares

  • Los lunares son tumores benignos de la piel
  • Aparecen durante toda la vida.
  • A menudo aparecen como pequeñas manchas de color marrón oscuro, y algunas pueden abultarse con el tiempo
  • Se originan de melanocitos que son las células encargadas de producir el color en nuestra piel, medicamente se les llaman nevos

Por su parte –resaltó la experta en el cuidado de la piel- los lunares rojos o angiomas cereza pueden desarrollarse en la mayoría de las áreas del cuerpo y también son un crecimiento común en la piel, pero en éstos, la proliferación celular es de vasos capilares (venas muy pequeñas). Este tipo de lunares generalmente se encuentran en personas de 30 años o más, pero pueden aparecer en cualquier momento de la vida.

La Dermatóloga Clínica, Dra. Lourdes Espinosa Alonzo Romero, quien ofrece en la capital yucateca servicios de Dermatología clínica para toda la familia, tratamientos para enfermedades de la piel, pelo y uñas, así como prevención de fotodaño y diagnóstico de cáncer de piel, tratamiento y seguimiento, enfatizó lo importante que es recalcar que el nevo rubí es una lesión completamente benigna. “Sin embargo, son lesiones que si se lastiman, cortan o raspan, pueden sangrar; éstos en ningún momento se transformarán en un cáncer de piel, pero constituyen un marcador importante, en algunos casos, de daño solar y es justamente esto lo que determina la posibilidad de que haya cáncer de piel.” –advirtió.

Con todo lo anterior, queda por cierto que no tenemos que preocuparnos por los lunares rojos. En caso de notar cambios como tamaño, color, forma o sangrado, así como para corroborar el diagnóstico, es importante consultar a un dermatólogo calificado como la Dra. Lourdes Espinosa Alonzo Romero.

En caso de que su médico especialista en dermatología tenga la sospecha clínica de cáncer de piel, su médico puede sugerir una biopsia que consiste en extraer y examinar una pequeña muestra del área o la lesión completa.

En cuanto al tratamiento, hay diferentes opciones para tratarlos:

Criocirugía: Es la aplicación de nitrógeno líquido para quemar la piel con frío. Un par de días después, la quemadura por congelación crea una costra y cuando se cae, el angioma o parte de él, desaparece con la costra. Es posible que se requieran aplicaciones de seguimiento para la eliminación completa y puede quedar cicatriz.

Electrodesecación: Implica quemar la piel mediante una quemadura eléctrica controlada. Se aplica un anestésico local, luego un electrocauterio quema los vasos sanguíneos quedando una costra, el angioma o parte de él, acompaña a la costra. A veces, se requieren aplicaciones de seguimiento para la eliminación completa. Igualmente puede dejar cicatriz.

Extirpación: Es la extirpación quirúrgica de la lesión, por ello es necesario aplicar primero un anestésico local para adormecer la piel y poder retirarla correctamente sin dolor al cortar y suturar. Este procedimiento dejará una cicatriz permanente.

Recuerda, si estás preocupado por las lesiones en tu piel, siempre debes consultar con tu dermatólogo para asegurarte de que estamos viendo lesiones benignas.

La Citas 9991265871 es Dermatóloga Clínica y miembro activo de la Sociedad Mexicana de Dermatología y de la Sociedad Mexicana de Cirugía Dermatológica y Oncológica.

Su consultorio está ubicado en Hospital Faro del Mayab, Consultorio 606, en Calle 24, s/n, por 7 y 7a, Col. Santa Gertrudis Copó, en Mérida, Yucatán.

Sitio Web: https://dermatologosenmerida.com/

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here