Morenistas fundadores; Como el pueblo: feliz¡ feliz! siendo desplazados por el PRIAN 

Date:

Por increíble que parezca el morenista que se ha roto el lomo por las causas sociales del pueblo, hoy luce feliz y satisfecho de ser “plato de segunda mesa” y no conforme con eso, lo que le queda de dignidad a ese morenista fundador, ahora lo utiliza para doblar las manos para el PRIAN, haciendo campaña en su nombre y sonriendo para la foto.

Tres casos concretos, de personajes en Morena que pasaron de la más alta estima de los militantes de verdad del partido, al repudio por su servilismo y su mansedumbre como “noble caza” son Oscar Brito Zapata, Rogerio Castro Vázquez y Ubaldo Arciniega Jáuregui le dan la espalda a su camaradas y a su propia dignidad.

En el 2021 peleó férreamente por ser candidato por Morena a la alcaldía de Mérida, y para ello hizo uso de su convicción de partido para empujar una política real y ajena al sistema, o eso le hizo creer al morenista. La lamentable sorpresa fue cuando aceptó dócilmente que sea relegado a la basura, y aceptar la imposición de Verónica Camino Farjat que llegaba de PVEM y compitió por ese cargo. 

Brito Zapata aceptó competir por un Distrito Federal y lo perdió contra Rommel Pacheco Marrufo, cuando estaba el clavadista con el PAN. Hoy Oscar Brito hace campaña por, precisamente quien lo derrotó en ese año, como Can fiel, sonríe para Rommel en la foto, mientras que el morenista no puede ver con otros ojos a Brito Zapata que con los de pena ajena. 

Rogerio Castro por su parte, ha descubierto las bondades del neoliberalismo, que tanto juró destruir, pues de la noche a la mañana pasó de ser un humilde profesor a un millonario funcionario. Tan pronto los fajos de billetes llegaron a él, se le olvidó el ideal del luchador social y luego de hacer una intensa publicidad, se le hizo tan fácil desechar sus aspiraciones a la gubernatura, así sin más, sin siquiera competir.

Don Ubaldo, como conocen popularmente a Ubaldo Arciniega Jaúregui, coordinador de la Convención Nacional Morenista en Yucatán, férreo defensor de la 4T, se había lanzado con todo contra el chapulineo y la imposición de candidatos en el partido, especialmente los de procedencia de PRIAN. 

Se inscribió para competir en el proceso para ser candidato de Morena a la alcaldía de Mérida. Y exigió a sus camaradas pelear y levantar la voz contra el chapulineo. Hoy luce su mejor sonrisa en la foto junto a Rommel Pacheco, justamente quien compite hoy por la candidatura que así deseaba. 

Así con esta tragicomedia. Todos ellos, ahora apoyando aquello que juraron combatir. Como el pueblo, ahora viven feliz feliz, miserablemente borrados del mapa, y trabajando para el PRIAN.

Compartir Noticia

Subscribete

Popular

Más Noticias
El Sol