El aumento de los pacientes envejecidos ha ocasionado importantes consecuencias en el sistema de salud actual, donde se ha privilegiado la especialización, la tecnología y la pérdida de la visión integral y horizontal del paciente.

Para conocer mejor esta realidad entrevistamos al Dr. Juan Carlos Hernández Hernández, especialista en Medicina Integrada del Adulto, quién desde su consultorio en la Ciudad de Mérida, Yucatán, nos amplía el panorama relacionado con esta delicada situación.

“El envejecimiento propicia comorbilidad y manifestaciones atípicas de los problemas de salud que son mal entendidos o ni siquiera reconocidos, – puntualizó el experto y miembro fundador de la Sociedad de Medicina Integrada de Yucatán– definiendo al paciente anciano como complejo, propenso a la búsqueda de múltiples tratamientos y manejo por diferentes especialidades, que conlleva a complicaciones con un impacto negativo en su calidad de vida como reacciones adversas secundarias a una prescripción inadecuada de múltiples fármacos, y a su vez condicionan a mayor comorbilidad, deterioro funcional y pérdida de la autonomía (Medina-Chávez JH, 2011).

En consecuencia, agregó, la atención del anciano requiere de una evaluación integral que amerita un cúmulo de consideraciones especiales basadas en aspectos biológicos, psicológicos, sociales y funcionales que interactúan entre sí, generando una presentación distinta a la conocida habitualmente en otras edades. A esta forma de presentación se le conoce como “Síndrome geriátrico“,

EL “SÍNDROME GERIÁTRICO”: 

El Dr. Juan Carlos Hernández Hernández destacó  que éste es un término que se usa a menudo para referirse a condiciones de salud comunes en adultos mayores que no encajan en categorías distintas de enfermedades basadas en órganos y que a menudo tienen causas multifactoriales. 

La lista incluye afecciones como:

  • deterioro cognitivo,
  • delirio,
  • incontinencia,
  • desnutrición,
  • caídas,
  • trastornos de la marcha,
  • úlceras por presión,
  • trastornos del sueño,
  • déficits sensoriales,
  • fatiga y mareos

El especialista en Medicina Integrada del Adulto (quien, entre los servicios que brinda, destacan la atención a Diabetes, Hipertensión, Obesidad y control de peso, Asma, Epoc y enfermedades Reumáticas) mencionó también que estas afecciones son comunes en los adultos mayores y pueden tener un impacto importante en la calidad de vida y la discapacidad. Los síndromes geriátricos pueden identificarse mejor mediante una evaluación geriátrica.

LA EVALUACIÓN GERIÁTRICA INTEGRAL (E.G.I.):

 Se define como un proceso de diagnóstico y tratamiento multidisciplinario que identifica las limitaciones médicas, psicosociales y funcionales de una persona mayor frágil con el fin de desarrollar un plan coordinado para maximizar la salud general con el envejecimiento.

El Dr. Juan Carlos Hernández Hernández destacó que la atención médica de un adulto mayor se extiende más allá del tratamiento médico tradicional de la enfermedad. Requiere la evaluación de múltiples aspectos, incluidos los componentes físicos, cognitivos, afectivos, sociales, financieros, ambientales y espirituales que influyen en la salud de un adulto mayor

La  E.G.I.  se basa en la premisa de que una evaluación sistemática de las personas mayores frágiles por parte de un equipo de profesionales de la salud puede identificar una variedad de problemas de salud tratables y conducir a mejores resultados de salud.

Los programas de E.G.I.  generalmente se inician a través de una remisión del médico de atención primaria o de un médico que atiende a un paciente en el entorno hospitalario. El contenido de la evaluación varía según los diferentes entornos de atención (p. Ej., Hogar, clínica, hospital, hogar de ancianos). 

COMPONENTES MAYORES

Los componentes centrales de la evaluación geriátrica integral que deben evaluarse durante el proceso de evaluación son los siguientes:

●Capacidad funcional

●Riesgo de caída

●Cognición  (evaluar datos de demencia)

●Estado anímico (hay o no, depresión).

●Polifarmacia

●Apoyo social

●Preocupaciones financieras

●Objetivos de la atención

●Preferencias de atención anticipada

“Se ha demostrado que la evaluación geriátrica domiciliaria es eficaz para mejorar el estado funcional, prevenir la institucionalización y reducir la mortalidad. –subrayó el experto en Medicina Integrada del Adulto. La mayoría de los programas de gestión del alta hospitalaria con seguimiento domiciliario tienen tasas de reingreso reducida.”

OBJETIVOS DE LA ATENCIÓN PARA MAYORES

El estado fisiológico y funcional varía mucho entre los adultos mayores. Esta amplia heterogeneidad significa que las decisiones de tratamiento, tanto preventivas como terapéuticas, deben considerarse en función de las necesidades individuales. 

La edad por sí sola no debería ser el único factor determinante para muchas intervenciones, y todos los tratamientos deberían tener como objetivo preservar la función y maximizar la calidad de vida.

Finalmente, el Dr. Juan Carlos Hernández Hernández mencionó que las afecciones geriátricas como el deterioro funcional y la demencia son comunes y, con frecuencia, no se reconocen o se tratan de manera inadecuada en los adultos mayores. “La identificación de afecciones geriátricas mediante la realización de una evaluación geriátrica puede ayudar a los médicos  y  familiares  a controlar estas afecciones y prevenir o retrasar sus complicaciones.” –Concluyó.

El Dr. Juan Carlos Hernández Hernández es especialista certificado en Medicina Integrada del Adulto, con consultorio 232 en Grupo Médico VitalMédica, ubicado en Calle 88, No. 712, entre 117 Diagonal y 74, Fraccionamiento Sian Kaan, Ciudad Caucel, en Mérida, Yucatán

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here