La llegada de las partículas del polvo del Sahara o arena del desierto a la Península de Yucatán, a partir de hoy y mañana, ocasionará disminución en el potencial de lluvias para los próximos días y que los amaneceres y atardeceres se tornen entre naranjas y rojos, aseguró el meteorólogo de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), Juan Vázquez Montalvo.

Sin embargo, precisó que al mismo tiempo llegará la onda tropical número 8, que entrará en interacción con el polvo del Sahara robándole humedad y ocasionando que el potencial de ocurrencia de precipitaciones disminuya.

El fenómeno, explicó, provocará que el cielo se vea algo blanco durante el día, debido a que el polvo viaja a cinco kilómetros de altura, es decir, cinco mil metros, y aunque disminuirá la intensidad del sol habrá sensación de “bochorno” y temperaturas hasta de 40 grados Celsius.

El descenso de ocurrencia en el potencial de lluvias se dará por el “robo” de humedad a la onda tropical, por lo que las precipitaciones no serán muy fuertes, en caso de caer.

“Yucatán es una zona plana, prácticamente a nivel del mar, por lo que no provoca problema de salud, sin embargo, para que estén tranquilos, hay que continuar el uso de cubrebocas y estar en casa el mayor tiempo posible”, apuntó.